EXISTE EL CALCIO FUERA DE LA LECHE O LOS SUPLEMENTOS.

El calcio, como sobradamente conocemos, es un mineral vital para poder tener los huesos y una dentadura sana y fuerte. También interviene como regulador de la presión arterial, ayudando a mantener nuestros vasos sanguíneos sanos. Es importante, para que músculos y nervios funcionen correctamente.  Otra función, que debemos añadir, es la de ayudar a prevenir la resistencia a la insulina, que si no se controla, podría derivar en una diabetes tipo II. 

Es imprescindible, realizar una dieta que garantice el suministro diario de calcio al organismo:



Los requerimientos diarios de calcio, oscilarán, según la etapa de la vida: desde los 200 mg/día en un bebé recién nacido, a los 1300 mg/día, correspondientes a las etapas de embarazo, lactancia y adolescencia. La media de un adulto estaría entorno a los 1000 mg/día, siendo en las mujeres a partir de los 50 años, un poco mayor, entorno a los 1200 mg/día





A la hora de plantearse realizar una dieta rica en calcio, lo primero que a muchas personas se les viene a la cabeza es, - ¡vamos a consumir lácteos a saco¡,- u, otra opción común es, -¡lo soluciono fácilmente comprando en la farmacia un suplemento de calcio en pastillas¡. 

Lo cierto es que, la leche y sus derivados de origen animal NO son la principal o única fuente de calcio a la que recurrir. Muchos intolerantes y alérgicos a los lácteos, veganos, macrobióticos, etc.. lo saben bien. Tenemos muchas más alternativas, incluso, en ocasiones, con cantidades mayores a las que nos aportan los lácteos. Algunos ejemplos los muestro en la siguiente imagen:




No menos importante es conocer que ingerir muchos alimentos ricos en calcio, NO garantiza siempre que se vaya a absorber. Hay otros factores que jugarán un papel determinante también en esta misión:

  • Ingerir ciertos alimentos o combinaciones de los mismos, puede hacer que el cuerpo en vez de fijar el calcio, lo pierda, e incluso tenga que ceder el propio. Un ejemplo, son los alimentos que contienen mucho potasio. El potasio puede unirse al calcio e impedir que se absorba.  
  • Los productos que producen acidificación de la sangre, como son los azúcares, lácteos, cereales refinados, verduras solanáceas (tomate, pimientos, berenjenas, espinacas, patatas, espárragos), grasas animales y vegetales en exceso, algunos aditivos artificiales, etc., impiden que se fije el calcio que ingerimos. El cuerpo para equilibrar el ph de la sangre (ligeramente alcalino),  necesita recurrir , "robar", el calcio y otros minerales presentes en los huesos y otros tejidos.
  • La vitamina D, es imprescindible, para poder absorber el calcio. De forma natural, el cuerpo, puede fabricar el 90% con la exposición a la luz del sol, pero el 10% restante la debemos obtenerlo a través de la dieta. Alimentos ricos en esta vitamina son: pescados de agua salada (sardinas, salmón, caballa, etc..), huevos, aceite de hígado de bacalao,...
Como conclusión, pienso que la mayoría de nutrientes se pueden obtener a través de grupos de alimentos muy diferentes. No debemos ceñirnos a sólo unos pocos como fuente principal. A veces, no es necesario recurrir a alimentos demasiado procesados o enriquecidos, tenemos recursos naturales al alcance. La madre naturaleza es sabia y nos provee. Conocer lo que comemos, es una parte importante para generar y conservar nuestra salud.

0 comentarios :