CÓMO COMER LA FRUTA, ¿VERDE O MADURA?.

Sabemos que las frutas son unas de la más grandes aliadas de nuestra salud, imprescindible su consumo en la dieta a diario junto a sus hermanas, las verduras. Ahora la duda es, ¿las consumo mejor verdes o espero y mejor maduras?. La respuesta es relativa, ya que, ambas opciones, presentan beneficios e inconvenientes. 





     PENSANDO EN LA DIGESTIÓN.


La fruta verde contiene mayor cantidad de almidón, principal polisacárido de reserva, en la mayoría de vegetales. 

Durante el proceso de maduración, se producen cambios químicos. El almidón de las frutas se descompone en azúcares simples, como la fructosa, que le dará un sabor más dulce y serán alimentos más fáciles de digerir. Comer la fruta verde, podría ocasionar mayores molestias a nivel digestivo, como dolores de estómago, pesadez, gases, etc.



     NIVELES DE AZÚCAR EN SANGRE.


La fructosa que se produce, a medida que las frutas van madurando, es un monosacárido (azúcar simple), que aumenta más, al consumirlo, el nivel de azúcar en sangre, comparado con el almidón de las frutas verdes. Por tanto, los enfermos con diabetes tipo B, es preferible que opten por comer la fruta menos madura.



     Y LOS OTROS NUTRIENTES.


La fruta más verde tiene mayores niveles de clorofila, un pigmento, con abundantes propiedades beneficiosas en el organismo. Por ejemplo, mejora la capacidad regeneradora y la resistencia de las células, así como su respiración, activa también el metabolismo celular, desintoxica el organismo, estimula la formación de glóbulos rojos, ayuda a cicatrizar las heridas, depura la sangre y frena las infecciones.

A medida que la fruta madura, se van perdiendo muchas de las propiedades asociadas a dicho pigmento y se generan mayores cantidades de pigmentos hidrosolubles, como las antocianinas y otros antioxidantes, que tienen una  actividad también imprescindible en nuestro organismo.

La fruta madura, por otra parte, manifiesta la desventaja de tener una mayor pérdida de algunos micronutrientes, vitaminas y minerales, como por ejemplo, la vitamina C y la provitamina A.

En cuanto a fribra, no hay diferencia notable, así que tanto la fruta madura como la verde cumplirían con el requisito poseer abundante fibra.

                     
                    AHORA LA DECISIÓN, COMO SIEMPRE,  LA DEBE TOMAR USTED COMO CONSUMIDOR.